¿Cómo están Martita y Felipe, los hijos de Ricardo Fort?

Viernes 21 de abril del 2017 - 8:28 pm
A más de tres años del fallecimiento del mediático chocolatero, sus hijos están al cuidado de Gustavo Martínez, ex pareja de Fort; el excéntrico millonario había sido el encargado de tomar esa decisión

Meses antes de morir, Ricardo Fort hizo un poder a través del cual dejaba a Gustavo Martínez, ex pareja de Ricardo Fort, a cargo de sus hijos, casi como presagiando que su deceso, no estaba lejos.

Es por eso que desde el 25 de noviembre del 2013, Gustavo cuiada “como un padre”a Martita y Felipe Fort, aunque no deja que los chicos lo llamen de ese modo, según informa Teleshow.

En diálogo con el portal de Infobae, Martínez confirmó que los herederos del imperio cumplieron trece años y, en consecuencia, ya asisten al colegio secundario. Además, detalló: “Los chicos están bien, súper cuidados y son lo más importante de mi vida”.

Recientemente, los niños cambiaron de colegio, que los encontró llenos de entusiasmo: “Les va bien y les gusta, me daba un poco de miedo”, confesó el personal trainer. Una vez terminada la jornada escolar, los mellizos participan de varios talleres artísticos en el establecimiento.

Para poder estar más tiempo con Martita y Felipe, Martínez redujo sus horas laborales, por lo que los lleva todas las mañanas al colegio y está por la tarde con ellos para ayudarlo con las tareas.

A pesar de que los tres extrañan a Ricardo, destacó que lo recuerdan “con alegría”, y que incluso, muchas veces bromea con Martita: “Siempre le digo ‘sos igual a tu papá’, porque se enoja, se ríe, se vuelve a enojar y a reír”.

“Siempre se lo recuerda desde un lugar muy lindo. En la casa hay un cuadro de él y ahora quiero hacer uno nuevo con una foto de Ricardo con los chicos”, contó Martínez.

El año pasado, como premio por haber concluido la primaria, Gustavo los llevo a Miami y a los parques de Orlando: “A mí me llenó de recuerdos ir allá, pero ellos la pasaron bien”.

Ricardo Fort había elegido que Martínez se hiciera cargo de los mellizos porque había forjado un vínculo muy fuerte cuando, tras una operación de rodilla, se quedó a vivir en su casa. Incluso, Martíenz llegó a asistir a reuniones escolares de los niños.

Finalmente, Martínez cerró con palabras que no dejan dudas de su amor por los hijos de Fort: “Los chicos son divinos, son mi vida. No salgo a ningún lado sin ellos, lo único que hago es trabajar y estar con ellos”.

ARTICULOS RELACIONADOS

REALICE UN COMENTARIO