La confesión más dramática de Florencia Peña: “Deseé morir”

Domingo 9 de abril del 2017 - 9:27 am
Ella confesó en una entrevista con la revista Gente cuál fue el momento más angustiante de su vida

Si bien Florencia Peña actualmente está pasando por uno de los momentos más felices por estar embarazada de tres meses, fruto de su amor con Ramiro Ponce de León, en una entrevista contó el peor momento que le pasó en su vida, con el que terminó revelando: “Deseé morir; durante un tiempo tuve un acompañante terapéutico viviendo en casa”.

“La separación de Mariano (Otero). Jamás sentí tanto dolor. Veía los pedazos de mí misma y pensaba: ‘¿Qué hago?’. El estallido me agarró con la guardia baja: lo de Sr. y Sra. Camas fue un yunque, no sólo por las deudas, también por las agresiones”, rememoró Florencia con respecto al divorcio del padre de sus hijos, Tomas y Juan.

“¿Si él me dejó? Sí, reaccionó primero. Ya no estaba bueno lo que éramos cuando estábamos juntos. No es fácil estar conmigo, ni con ningún famoso. No se bancaba mi modo extrovertido de encarar la popularidad y yo no podía torcer mi naturaleza. Mis hijos iban y venían con el andador en los estudios de televisión, pero con Mariano jamás pude compartir mi carrera. Éramos dos artistas con una relación muy intensa, para lo bueno y lo malo”, agregó Florencia, asumiendo públicamente que con Otero la profesión los unía y desunía.

Atento a sus palabras, el periodista de Gente le puso otro momento laboral en escena: “Pero mientras se te veía espléndida en la pista de ShowMatch”. Y ella sorprendió con su dolorosa respuesta: “Pesaba 46 kilos. Yo me excusaba: ‘¡Dale, vamos! ¡Bailar me hace bien!’. Llegaba a casa y era otra. Te juro que deseé morir”.

Dispuesta a ahondar en ese complejo pasado, Peña expresó: “Es literal. Sí, durante un tiempo tuve un acompañante terapéutico viviendo en casa. Tomaba Zoloft y Rivotril para poder salir a trabajar… Estaba en juego el fracaso familiar. La idea de que mis hijos crecieran con sus padres separados me torturó durante mucho tiempo. Mis viejos están casados hace 45 años. Siendo la mina más power, me costó superar ese mandato. No encontraba modo de abrir mi corazón. Daba por perdido volver a enamorarme”. Sin embargo, en marzo de 2013, el destino le puso en su camino a Ponce de León y Peña pudo comenzar a escribir una nueva y feliz historia.

ARTICULOS RELACIONADOS

REALICE UN COMENTARIO