La emotiva historia de Joaquín Furriel sobre su ACV que casi hace llorar a Mirtha

Domingo 9 de abril del 2017 - 4:19 pm
"A partir del ACV me di cuenta de la vulnerabilidad. Cuando actuamos no tenemos problema en mostrarlo todo. En la vida de uno, uno arma una estructura. Soy muy celoso de mi vida privada y de repente algo tan importante como un accidente, y vas por la calle y el portero de un edificio te abraza, o estás comiendo y se te acerca alguien y te dice que tuvo lo mismo", contó el actor

Joaquín Furriel visitó la mesa de Mirtha Legrand para presentar su última película, El faro de las orcas, y se refirió a un episodio que vivió durante el rodaje, relacionado con su vida personal.

“Es una película muy especial”, contó. “A fines del 2015 tuve un accidente cerebro vascular. No tengo una respuesta médica por lo que me pasó pero quedé emocionalmente muy vulnerable, muy sensible. Y a los 10 días de ACV me llama mi representante y me dice, ‘Joaco, me parece que llegó un guion que puede ser una muy buena posibilidad para volver a trabajar'”.

El actor indicó que la película está basada en hechos reales y que trata sobre un guardafauna: “Las orcas son animales salvajes. Cazan ballenas pero no existen ataques de orcas a seres humanos en su vida salvaje. Los accidentes que hay son en cautiverio”, contó.

Hubo una escena en particular que lo afectó mucho. “Para mí fue todo un descubrimiento. El médico me dijo que yo ya tenía el alta profesional, pero tuve que hacer una escena con Maribel Verdu, una gran actriz y una persona divina…”, arrancó.

“Había una escena en la que el personaje cuenta gran parte de su historia. En la película ando a caballo, nado, hay escenas muy físicas, pero la que me generaba duda sobre si iba a poder hacerla era esa. Hay un trabajo muy importante con las emociones. Cuando uno entra a una escena, si vos te pasás de emoción está mal resuelta la escena. Tenés que tener un gran control de cuánto comprometer de tu emoción para también darle espacio al espectador. Ni hablar en cine. Para que el espectador pueda involucrar su propia historia”, explicó.

A Joaquín le preocupaba su reacción íntima a la hora de esa escena. “Yo no sabía si iba a estar llorando toda la escena, porque yo personalmente estaba tan desequilibrado emocionalmente por el gran susto que había tenido que no sabía si tenía las herramientas que había tenido siempre, de poder regular hasta donde”, dijo.

Y siguió: “Mi miedo era por un lado la memoria, no poder. Una cosa es cuando estás solo en tu casa, siempre lo sabés. Te ponen una persona enfrente y no funciona igual la memoria. Tenia el mejor equipo. El director me decía, ‘quedate tranquilo’. Yo le dije que la película la quería hacer, era un mensaje que quería comunicar, pero que no sabía cómo me iba a comportar en el set”.

“Cuando iba a hacer esa escena con Maribel, por un problema climático la adelantan. Esa escena para mí significó algo diferente. Mientras la hice empecé a sentir que estaba presente en la escena. Eso es no estar pensando, ni mecánico, ni técnico, lo que te está pasando poder expresarlo con la mejor dimensión posible”, relató.

El resultado para Joaquín fue trascendental: “Salió todo, lo dije. Corten. Maribel se acercó, me dio un abrazo divino. Yo normalmente voy a otra toma al toque. Y quedo concentrado. Pero en este caso sentí una emoción diferente, algo en mí había cambiado”.

Mirá acá el emotivo momento:

ARTICULOS RELACIONADOS

REALICE UN COMENTARIO