¡No te lo puedo creer! El pasado desconocido y “picarón” de Claudio María Domínguez

Sábado 23 de septiembre del 2017 - 9:15 am
Todos conocen el presente de Claudio María Domínguez y asocian su actividad a cuestiones vinculadas con la autoayuda y la espiritualidad

Muy pocos saben que el periodista fue durante años un hábil titulador de películas extranjeras para el país.

Con el advenimiento de la democracia, a comienzos de los años 80 llegaron a país decenas de cintas que antes eran prohibidas por la Junta Militar. Dentro de ese negocio de distribuidor de cine, Claudio María Domínguez encontró un puesto ideal para él: retitulador de nombres.

Muchas veces uno se pregunta por qué algunas películas tienen nombres en español que poco tienen que ver los con los originales, por ejemplo Mi pobre angelito (en inglés Home alone) o La gran estafa (Ocean Eleven). Fue justamente ese trabajo el que hizo (y muy bien) Claudio María Domínguez quien tomó películas cuyos títulos dejaban pocas dudas y los reemplazó por otros más “picantes” de modo que los espectadores tuviera más ganas de ir al cine.

Su caso paradigmático fue el de Julie Darling, una película grabada en Alemania del Este y que con mucha picardía Claudio María Domínguez la hizo llamar Déjala morir adentro. Ese título, sumado al aviso de que el filme era para mayores de 18 generó tal expectativa que la película fue un éxito de taquilla sólo explicable por el artilugio del retitulo. La primera semana el filme cortó 20 mil tickets en el cine Paramount de Buenos Aires. Lo mismo ocurrió con Compromising Positions que fue retitulada como: ¿Me la saca doctor?.

Déjala morir adentro llegó a ser prohibida por el título y el afiche, pero el propio Domínguez la supo pelear hasta ganarla. “Me dijeron vos estás loco, enfermo, vamos a ir todos presos. Pero no, eso porque ustedes son unos malpensados de miércoles. Es ‘dejá morir la ilusión dentro de tu mente’. ‘Dejá morir a la chica, que la querían matar, dentro de la casa’. ‘Dejá morir la ratita en la caja’. ‘Dejá morir la fantasía de lo que vos creías que era la vida, sé libre, sé profundo’. Yo eso legalmente lo puedo pelear. Dicho y hecho, prohibida la película solo por el título, y lo peleamos y salió aprobado porque ‘la metáfora poética del título vale ser considerada’”, contó tiempo atrás el propio Domínguez.

Pero no sólo películas eróticas retitulaba este personaje del marketing también hizo su magia con el clásico de Francis Ford Coppola, Rumble Fish que fue retitulada como La ley de la calle.

ARTICULOS RELACIONADOS

REALICE UN COMENTARIO