Revelan secretos detrás de la trágica muerte de Daniel Mendoza

Lunes 14 de agosto del 2017 - 9:22 pm
Con 48 años, seis hijos y un futuro promisorio, se suicidó con un arma que había comprado pocos días antes; a veinticinco años de su muerte, las circunstancias del suceso siguen siendo un misterio

El lunes 17 de agosto de 1992, se quitó la vida en su departamento del barrio porteño de Belgrano Daniel Mendoza, uno de los periodistas más influyentes de su época y de los mejores de su generación.

Muy cerca de donde quedó tendido, le encontraron un libro de anatomía que habría consultado poco antes de morir.

En las horas previas a su muerte, el periodista le preguntó a Rosa Sueiro, esposa del periodista Víctor Sueiro, cuestiones relativas a su salud. Además, le consultó dónde queda exactamente el corazón de los seres humanos.

La historia

En aquel tiempo, el periodista venía de meses con mucha exposición.

Durante el verano de 1992, Mendoza había sido tema de conversación y protagonista, junto a la entonces modelo y compañera de trabajo, Andrea Frigerio, de uno de los romances de la temporada.

Habitués de las playas de Pinamar, dejaron en esa oportunidad a sus familias en esa localidad balnearia y se escaparon a Buzios, en Brasil, donde fueron encontrados “in fraganti” por el fotógrafo de una revista.

Sin embargo, en su regreso al trabajo, el romance se enturbió. De acuerdo con el portal Teleshow, tres trabajadores de Canal 7 confirmaron las fuertes discusiones en los cortes del programa Despertar al país.

El jueves 13 de agosto, Andrea Frigerio pidió licencia para viajar al exterior con su novio y futuro esposo, Lucas Bocchino. El lunes siguiente, Daniel Mendoza no se presentaría a trabajar. Tampoco explicó los motivos de su ausencia.

“El hecho de que él fuera casado era para mí definitivo. Yo no quiero ni quise ser la clandestina. Una y mil veces le dije que primero arreglara su situación personal. Era todo muy complicado”, explicó la modelo, que en ese momento se encontraba en Jamaica con su nueva pareja.

Otros amigos de Mendoza dijeron a las revistas que Daniel en los últimos tiempos les había confesado: “Me enamoré de Andrea, pero la encontré tarde”.

“Daniel se tragó la vida. Con los años empecé a entender que se fue en el momento que tenía que irse. Vivió como 90 vidas en una sola, era un tipo que nunca pasaba inadvertido”, asegura Rosita Sueiro.

El suicidio de un personaje tan popular provocó tal conmoción que el tema llegó a la tapa de los medios más importantes de la época, ocupó decenas de horas en televisión, y varios de los protagonistas de la historia debieron salir a hablar.

“Él era de una generación de profesionales muy especial. Quizá peleaban por la declaración de 30 segundos de alguien. No era este momento que vivimos nosotros de las redes sociales, que de última googleás, buscás y tenés mil cosas. Tampoco había prenseros: a casa directamente llamaban ministros, funcionarios y presidentes”, señaló Mercedes Mendoza, su hija periodista de C5N.

“A Daniel lo conocí haciendo coberturas en la calle, en conferencias. Tenía fama de ogro para los colegas, pero conmigo fue todo lo contrario. Porque en el trabajo siempre quería facilitarte las cosas. Era un tipo de mucha claridad mental. Varios lo decían y creo que es así: a Daniel lo amás o lo odiás”, contó Silvia Martínez, ex compañera de Mendoza y hoy una de las figuras de la señal informativa Todo Noticias.

ARTICULOS RELACIONADOS

REALICE UN COMENTARIO